GLAUCOMA

Tratamientos y cirugía de Glaucoma

Para que el tratamiento sea efectivo es muy importante la detección precoz

hmvisionmadrid

¿Qué es el Glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa crónica, en la cual se produce una pérdida progresiva de fibras nerviosas del nervio óptico lo cual induce una pérdida del campo visual. El glaucoma es una enfermedad infra diagnosticada ya que está presente en el 2% de la población española.

Factores que aumentan la probabilidad de desarrollo de Glaucoma son:

Esta enfermedad también es conocida como la “ceguera silenciosa”, ya que en muchos casos es diagnosticada en estadios avanzados, sin que el paciente haya sido consciente de la situación. Por ello es fundamental realizar una exploración anual en pacientes de riesgo.

Prevención-Cuidado-Tratamiento

Tipos de Glaucoma

Más frecuentes

Momento del diagnóstico

GLAUCOMA

Estudio-Valoración-Diagnóstico

Exploración

“Toda persona mayor de 45 años debe realizarse una exploración oftalmológica completa anual, sobre todo si tiene antecedentes familiares de glaucoma”

Protocolo Básico

El protocolo básico para poder llevar a cabo el estudio del Glaucoma incluye la siguiente exploración:

Pruebas Complementarias

Éstas pruebas se deben repetir dos veces al año.

Es una prueba que nos permite tener una representación gráfica de lo que ve una persona. Es fundamental para el diagnóstico y el seguimiento de esta patología.

Es una prueba en la cual medimos el grosor corneal central y nos permite ajustar la presión intraocular. Córneas gruesas dan valores más altos y córneas finas (por ejemplo, operados de cirugía refractiva corneal miópica) dan valores más bajos de los reales.

Nos permite el estudio de las fibras de nervio óptico en detalle tanto la capa de células ganglionares maculares como la capa de fibras nerviosas de la cabeza del nervio óptico. Esta medida es fundamental no solo para el diagnóstico sino para ver la evolución con el paso del tiempo.

Diagnóstico-Tratamiento-Solución

Tratamientos

El tratamiento básico en el Glaucoma consiste en controlar la Presión Intra Ocular con el fin de que no se pierdan fibras nerviosas y por lo tanto campo visual. Utilizaremos un protocolo terapéutico en escalera, es decir, comenzamos con tratamientos menos agresivos y vamos subiendo en la complejidad si es necesario.

El tratamiento médico (gotas) es el más frecuentemente utilizado. La mayoría de las personas son controladas con tratamiento médico sin complicaciones. Existen diferentes familias farmacológicas, y en general se elige el medicamento más adecuado siguiendo estas pautas:

Tratamiento en monoterapia: los tratamientos con un solo colirio una vez al día, son más efectivos y la tasa de cumplimiento por parte del paciente es mayor. En el caso que no sea suficiente, podemos pasar a tratamientos combinados con dos o más medicamentos.

Prostaglandinas SIN conservantes como primera elección: esta familia terapéutica reduce la PIO alrededor de un 30% evitando algunas complicaciones o interacciones medicamentosas de otros medicamentos.

Control trimestral: de la PIO, para conocer el efecto del tratamiento en el ojo del paciente (dos personas no reaccionan igual) y realizar un refuerzo positivo

El tratamiento láser en sus diferentes modalidades es muy utilizado en el Glaucoma:

Láser Yag: utilizado en la realización de Iridotomías que son pequeños orificios en la periferia del iris, que producen una comunicación directa entre la cámara anterior y la cámara posterior. Son especialmente útiles en pacientes con ángulo estrecho a la hora de prevenir cierres angulares intermitentes y glaucoma de ángulo cerrado.

Láser Argón: utilizado en la realización de la trabeculoplastia láser y la iridoplastia periférica. Se trata de un láser que produce pequeñas quemaduras en el ángulo iridocorneal provocando estiramiento del tejido tratado e induciendo una menor resistencia del paso de flujo de humor acuoso en la zona, es decir, una disminución de la PIO.

Láser SLT: utilizado en la realización de la trabeculoplastia láser selectiva. Esta técnica consiste en la aplicación de impactos subumbral en la zona del ángulo iridocorneal, en los cuadrantes superior e inferior. No provoca las quemaduras típicas del Láser Argón y puede repetirse en el tiempo si es necesario.Está indicado en los Glaucomas Pseudoexfoliativos y Pigmentarios.

Qué es la MIGS

MIGS son las siglas en inglés de cirugía mínimamente invasiva del Glaucoma. Consiste en una serie de técnicas que tienen en común, el escaso traumatismo quirúrgico, una rápida recuperación y descenso tensional importante. Se tiene ya una experiencia amplia, con resultados publicados que llegan a rozar los resultados de la cirugía tradicional, disminuyendo la tasa de complicaciones.

Qué tipo de anestesia utiliza

El tipo de anestesia es una de las grandes ventajas de estas técnicas. La utilización de anestesia tópica o subconjuntival reduce las complicaciones inherentes a otro tipo de anestesias más agresivas como la anestesia retro bulbar. Permiten una cirugía segura, rápida, indolora, que a su vez favorece una rápida recuperación visual post operatoria, ya que el paciente sale del quirófano sin vendaje ocular (ojo destapado), por lo que puede iniciar el tratamiento tópico desde el primer momento.

Tratamiento-MIGS

Cirugía Mínimamente Invasiva (MIGS)

Qué tipos de dispositivos existen:

Existen múltiples dispositivos que nos ayudan a favorecer la salida del humor acuoso reduciendo así la presión intraocular. Los más utilizados son los siguientes:

EXPRESS®

Es un dispositivo metálico con un lumen central de 50 micras, que se introduce a través de una solapa o ventana escleral en la parte superior del ojo. Requiere anestesia local, y reduce la presión alrededor del 50% de forma aislada. Se tienen más de 15 años de experiencia con este dispositivo, y está ampliamente demostrado que reduce la tasa de complicaciones respecto a la cirugía convencional.

XEN®

Es un dispositivo de colágeno de 6 mm de longitud con un lumen de 45 micras. Conecta la parte interna del ojo con el espacio subconjuntival. Se introduce ab interno, desde dentro del ojo hacia fuera, con anestesia tópica. Es habitual realizar esta cirugía simultáneamente a la cirugía catarata, que nos aporta un plus de bajada tensional. Este dispositivo requiere un seguimiento para ver su evolución, y nos permite una reducción de la presión intraocular de alrededor de un 37%. Tenemos seis años de experiencia con este dispositivo con muy buenos resultados. La elección del paciente y el estado previo de la superficie ocular, son determinantes para el éxito de esta cirugía.

I SENT INYECT®

Es un implante metálico (es el dispositivo médico más pequeño implantable que existe). Se colocan dos en cada cirugía en la zona del ángulo iridocorneal. Es una intervención que se realiza bajo anestesia tópica, en la mayoría de las ocasiones en combinación con la cirugía de catarata. Reduce la presión intraocular alrededor de un 25 %. Tenemos más de tres años de experiencia con este dispositivo, con muy buenos resultados, sobre todo en casos de glaucomas leves incipientes, en los cuales se persigue la retirada de medicamentos.

Preguntas frecuentes

La cirugía del glaucoma es totalmente PERSONALIZADA. Cada paciente es totalmente único, por lo que NO existen dos intervenciones iguales. Déjese aconsejar por su especialista, ya que la experiencia en esta patología es fundamental.

Es muy frecuente que estas dos patologías coexistan, por lo que en determinados casos llevamos a cabo las dos intervenciones en el mismo acto quirúrgico. Esto nos permite disminuir la tasa de complicaciones, ahorrar una intervención, reducir el riesgo quirúrgico y en muchas ocasiones asociar la cirugía de cataratas nos da un plus de bajada tensional.

La cirugía MIGS, al realizarse bajo anestesia tópica o local, nos permite una recuperación más rápida que la cirugía de glaucoma tradicional. El post operatorio comienza con tratamiento antiinflamatorio y antibiótico desde el primer momento, con lo que el paciente progresa adecuadamente desde el primer momento de la intervención. Las revisiones suelen realizarse el primer día, la primera semana y el alta definitiva se suele dar al mes de la intervención.

Uno de los puntos fuertes de este tipo de intervenciones es que, si en el futuro necesitamos retomar el tratamiento quirúrgico, no hemos hipotecado prácticamente conjuntiva, lo que nos permitirá llevar acabo una reintervención con las máximas garantías de éxito.